12

El amor maduro de Dios

Por esta razón me arrodillo delante del Padre, de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra. Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios. (Ef.3:14-19)

  1. Somos muy inmaduros en nuestra expresión de amor
    1. ¿Como expresas correctamente el amor?
      ¿Cómo sabes que la expresión que das o recibes es realmente un acto de amor? La verdad del asunto es que la gran mayoría de nosotros tenemos actos bien intencionados… pero que dañinos como muestras de amor.
    2. Pensamos que:
      “Si me amas… me consentirás”, “si me amas… me darás o harás lo que quiero”,  o que “si amas a alguien no permitirás que le suceda nada doloroso o incomodo”, que “le evitaras las luchas y dificultades”.
    3. Por causa de eso:
      Tenemos papás bien intencionados que en su cariño por sus hijos no están dispuestos verlos llorar así que “no los castigan”, “solo hablan con ellos” –cuando la Biblia dice que “no corregir al hijo es no quererlo; amarlo es disciplinarlo.(Pr.13:24). O tenemos a esposos que, lejos de ejercer la autoridad que Dios les dio para seguir su dirección, hacen todo lo que sus esposas desean pensando que esto es amor. O tenemos personas que creen que a sus amigos o a hermanos “si lo amas, debes dejarlos ser, no lo trates de cambiar exhortándolo o amonestándolo”… aunque vaya rumbo al infierno.
  2. Dios expresa su amor con sabiduría…
    1. “Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos —afirma el Señor —. Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!” (Is.55:8-9)
    2. Pues, «¿Quién puede conocer los pensamientos del Señor? ¿Quién sabe lo suficiente para enseñarle a él?». Pero nosotros entendemos estas cosas porque tenemos la mente de Cristo (2Co.2:16)
    3. “En cambio, hablamos con sabiduría entre los que han alcanzado madurez, pero no con la sabiduría de este mundo ni con la de sus gobernantes, los cuales terminarán en nada.” (1Co.2:6)
    4. Si no entendemos la sabiduría con la que Dios expresa su amor, tendremos dificultad en recibirlo…
  3. Por eso nos resentimos y dudamos de él:
    1. Pasó con Israel:
      1. Porque los dejaba sufrir incomodiades: “No hay agua… nos quiere matar de sed” (Ex.17:3)
      2. Porque no cumplía sus caprichos “volvieron a llorar y dijeron: !!Quién nos diera a comer carne!” (Nm.11:4-6)
      3. Porque los hacía batallar: “En la tierra hay gigantes… no podremos contra ellos” (Nm.13:1-3)
      4. Todos murieron resentidos ante el amor más grande que hay en el universo… no lo entendieron, no lo recibieron.
    2. Pasa con nosotros:
      1. Si Dios me ama ¿porque me va mal?  (Jue.6:13)
      2. “Si me ama ¿Porqué permitió esta desgracia en mi vida?” (Jn.9:3)
      3. “A los malos les va bien y prosperan y a mi que busco agradarle no” (Sal.73)
      4. “A otros prospera y a mi no” (2Co.10:12)
      5. “Frustró mi proyecto de negocio y no me ha ayudado” (Jer.45:4)
      6. “Dios a otros les da muchos dones y los usa poderosamente y a mi no” (Hch.8:18-19)
      7. “No se si Dios me ama pues aún no me da a mi pareja o hijos… parece que se olvidó de mi” (Jer.16:1-4)
      8. “Si era un gran siervo de Dios, porque dejó que murió tan joven” (Is.57:1-2)
      9. “Cómo puede un Dios bueno permitir tanta maldad” (2Pe.3:9)
      10. “Otros caen por el Espíritu y yo no”
  4. Dios ha dado muestras tangibles de su amor
    1. A Israel:
      1. El SEÑOR os amó y guardó el juramento que hizo a vuestros padres, el SEÑOR os sacó con mano fuerte y os redimió de casa de servidumbre, de la mano de Faraón, rey de Egipto. (Dt.7:8)
    2. Al Mundo entero, a nosotros:
      1. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Jn.3:16)
  5. Claves para entender el amor de Dios.
    Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que yo soy el Señor, que actúo en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a mí me agrada —afirma el Señor —. (Jer.9:24)

    1. El quiere que filtremos todo lo que sucede a partir de este supremo acto de amor.
      1. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Jn.3:16)
      2. La conclusión de Pablo: “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?” (Ro.8:32)
      3. Hay cosas que no entenderás… pero puedes confiar en su amor e interpretarlo a partir de la cruz. Lo que Dios ha hecho es suficiente para ganar tu confianza.
    2. Dios no cede a nuestros caprichos, a “nuestra definición de amor”, a nuestra inmadurez.
      1. Cuando cede a nuestra inmadurez, es un acto de juicio y castigo más que de amor. (Nm.11)
      2. !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. (Mt.16:23)
      3. Queremos que Dios se conforme a nuestros deseos y caprichos… cuando es Dios que quiere que te conformes a él, por eso pide que renovemos nuestra mente: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.” (Ro.12:2)
      4. El no puede traicionar su naturaleza y negarse a sí mismo (2Ti.2:13)
    3. Tu salvación por encima de tu bienestar y placeres temporales
      1. Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?  (Mr.8:36)
      2. Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo. (Fil.3:7-8)
      3. ¿Cuantos no han venido a los pies de Cristo cuando Dios les quita lo que han ganado en el mundo?
    4. Tu madurez y santidad por encima de tu comodidad
      1. «Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor, ni te desanimes cuando te reprenda, porque el Señor disciplina a los que ama, y azota a todo el que recibe como hijo.» Lo que soportan es para su disciplina, pues Dios los está tratando como a hijos. ¿Qué hijo hay a quien el padre no disciplina? Si a ustedes se les deja sin la disciplina que todos reciben, entonces son bastardos y no hijos legítimos. Después de todo, aunque nuestros padres humanos nos disciplinaban, los respetábamos. ¿No hemos de someternos, con mayor razón, al Padre de los espíritus, para que vivamos? En efecto, nuestros padres nos disciplinaban por un breve tiempo, como mejor les parecía; pero Dios lo hace para nuestro bien, a fin de que participemos de su santidad. Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella. (He.12:5-11)
      2. ¿Como podrías saber que algo anda mal con tu caminar con Dios si las cosas no van mal? Si en mi desobediecia prospero ¿corregiría mis caminos?
      3. ¿Como podría conocer y corregir las deficiencias en mi carácter?
      4. En su amor Dios quebranta nuestro corazón para que no sigamos en el pecado, o para que maduremos… ¿duele?
    5. Tu gloria eterna por encima temporal (el beneficio a largo plazo por encima del inmediato)
      1. Escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado (He.11:25)
      2. Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento. Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno. (2Co.4:18)
      3. Vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad (Ro.2:7)
      4. Mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección. (He.11:35)
      5. Así, pues, los apóstoles salieron del Consejo, llenos de gozo por haber sido considerados dignos de sufrir afrentas por causa del Nombre (Hch.5:41)
      6. Tu sacrificio personal por muchos, tu vituperio, tu arduo trabajo, etc.
  6. Discierne cómo se está expresando el amor de Dios y recibelo.
    Si entendieras el amor de Dios estarías continuamente gozoso, y dando gracias por todo, porque su amor te rodea, y TODO lo hace y que permite que te suceda es para bendecirte.

    1. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. (Ro.12:2)
    2. Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos. (Ro.8:28) –entiendes su amor cuando encuentras el propósito.
    3. Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús. (1Ts.5:18)
    4. Y den gracias por todo a Dios el Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. (Ef.5:20)
    5. Hagan todo sin quejarse (Fil.2:14)
    6. Ti te resientes por algo que te está sucediendo, estás fallando en ver el amor de Dios, su propósito.
  7. Aplicación para los Padres y para los Esposos
    1. Al igual que Dios, no puedes Ceder a la inmadurez de tus hijos, ni responder a sus berrinches.
    2. Al igual que Dios, no puedes ceder a los caprichos de tu esposa, ni manipulaciones como “si me amaras harías…”
    3. Al igual que Dios, tienes que mostrar amor maduro, con sabiduría, escogiendo lo que es mejor para ellos, aunque ellos no lo vean; aunque se resientas, aunque lloren.
  8. Aplicación para los que aún no conocen a Dios
    1. En tu inmadurez puede ser que estés malinterpretando el amor de Dios y pienses que su bendición es señal de aprobación o de que está contigo, cuando en realidad:
      ¿No te das cuenta de lo bondadoso, tolerante y paciente que es Dios contigo? ¿Acaso eso no significa nada para ti? ¿No ves que la bondad de Dios es para guiarte a que te arrepientas y abandones tu pecado? (Ro.2:4)

Alberto Vazquez Botello